lunes, 22 de mayo de 2017

BARONES: CUANDO LOS ARCAÍSMOS ECLIPSAN A LA METÁFORA

Según el diccionario de la RAE, el término barón/esa proviene, quizá del franco*baro 'hombre libre' y, por esto y dado que surge en la Alta Edad Media, con la posible calidad de noble.


Define, pues, a la persona con un título nobiliario que en España y en otros países es inmediatamente inferior al de vizconde. Y ya como tercera acepción (la segunda alude al consorte del barón o de la baronesa), la R.A.E. determina a la persona que tiene gran influencia y poder dentro de un partido político, una institución, una empresa, etc.


Cuesta entender que quienes precisamente decían enarbolar la bandera del socialismo en la llamada transición a la democracia, empleasen términos tan aristocráticos para designarse sin pensar en  jerarquías premeditadas. A no ser que, como bien apunta Cotorelo, dicha transición no fuese sino una III Restauración monárquica.

Pero no sólo introdujeron el arcaísmo patriarcal barón en lo que se suponía un Estado democrático, laico y en pro de la Igualdad de sexos, también hacen gala sin cesar de otro término más que patriarcal y, por ende, machista: el feudo (‘feodum’ o ‘feudum’ enlatín medieval) que es el término con el que en el feudalismo se designaba a la tierra que el señor  otorga al vasallo en el contrato de vasallaje, como parte del ’beneficium’ ("beneficio") que el señor debe al siervo por el cumplimiento de sus obligaciones de ’auxilium et consilium’ ("auxilio" -apoyo militar-, y "consejo" -apoyo político-). Las relaciones económicas y de producción que se establecían en el feudo se daban entre ese "vasallo", ahora en funciones de "señor", y los campesinos de su jurisdicción según su distinta situación: siervos (el de mayor sujeción, habitualmente sometidos a prestaciones obligatorias de trabajo) o campesinos libres.

Cuando el arcaísmo supera a la metáfora, puede considerarse una aberración y no sólo lingüística, porque la palabra -y el lenguaje subliminal más, si cabe- acaban inoculándose en el inconsciente colectivo hasta derivar en el manido “siempre ha sido así” que durante tanto tiempo escudó a la violencia machista, o al acoso escolar o el maltrato a los animales, o a tantos otros incomprensibles ya por retrógrados hábitos que aún hoy siguen emergiendo.

Hay a quienes aún les parece mentira, pero estamos en el siglo XXI.

Y todo cambio verdadero comienza por un cambio en el lenguaje que abra la mente hacia delante, en lugar de anclar a un pasado estático.



© Mar Martínez

22 05 2017

jueves, 18 de mayo de 2017

18 DE MAYO: DÍA DE LOS MUSEOS

Según la mitología griega ‘museion’ (en latín ‘musaeum’) era la casa de las musas, nueve deidades que según la fábula habitaban en el Parnaso o en el Helicón presididas por Apolo. Todas ellas eran hermanas y personificaban las artes y las ciencias. Así, Calíope lo era de la Poesía Épica, Clío de la Historia, Erato de la Poesía Lírica, Euterpe de la Música, Melpómene de la Tragedia, Polimnia de la Pantomima, Talía de la Comedia, Terpsícore de la Danza y Urania de la Astronomía. Su principal razón de ser era la protección de las artes mencionadas y la inspiración a los artistas.

 

Ahora bien, esa acepción cambió a partir de la Revolución Francesa para convertirse tal y como lo define en ICOM (Consejo Internacional de Museos) “una institución permanente, sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio educación y recreo”.

La Historia sitúa en el año 1791 el surgimiento del museo moderno cuando la Asamblea Nacional, en plena Revolución Francesa, declaró formalmente que el Palacio del Louvre, el Palacio de las Tullerías (ahora desaparecido) y el Gabinete de Historia Natural dejarían de pertenecer al rey y serían propiedad de la nación francesa, con el objetivo de reunir todos los monumentos dedicados a las ciencias y las artes.
[Museo Provincial de Zaragoza, sito en un edificio construido con motivo de la Exposición Hispano-Francesa de 1908
conmemorativa del centenario de los Sitios de la ciudad. Fueron sus arquitectos Ricardo Magdalena y Julio Bravo]
El nombre elegido para estas colecciones públicas fue el de ‘muséum’ y no el de ‘musée’ como cabría esperar, pero lo curioso no es que se afrancesara el término latino original (‘musaeum’) sino que se usara un vocablo que nada tenía que ver con su concepción original, sobre todo existiendo palabras de uso común en la época como galería o instituto.

Se eligió deliberadamente ‘muséum’ porque era una palabra que estaba en estrecha relación con el Museo de Alejandría, porque se pretendía continuar la labor que varios siglos atrás había empezado la dinastía Ptolemaica en Egipto. De hecho, en la famosa Encyclopédie  de  Diderot y d’Alembert, se dice que es “un lugar en la ciudad de Alejandría […] donde era mantenido con fondos públicos un cierto número de estudiosos por sus méritos” y, más adelante, prosigue diciendo que: ”situado en el barrio de Alejandría conocido como el Bruchion fue, de acuerdo a Estrabón, un largo edificio adornado con pórticos y galerías para caminar, con largas habitaciones para conversar sobre problemas de literatura y una habitación donde reunirse”.
[Museo de Goya, en Museo Camón Aznar, Zaragoza]

Esto nos revela que en realidad, el Museo de Alejandría era más una academia clásica que una colección de objetos de acceso público, es decir, las dos características esenciales que actualmente asociamos al concepto de museo. Lo cual nos hace pensar que es más probable que los revolucionarios de finales del XVIII estuvieran más interesados en la segunda acepción, es decir, la que se refiere a la tipología arquitectónica, que en la primera, ya que no se trataba de establecer nuevos centros residenciales para estudiosos de las letras en los museos.

De hecho, Quatremère de Quincy, un importante crítico de arte y político francés de la época, ahonda en esta cuestión cuando escribe en su ‘Encyclopèdie Méthodique’ y más concretamente en el volumen correspondiente a la arquitectura, que: “Muséum fue un establecimiento literario fundado en Alejandría por los Ptolomeos”. Lo cual significa que conforme avanza el siglo XVIII el término museo va adquiriendo el significado de lugar físico, ya que habla de un establecimiento, de un espacio determinado. Es más, conforme avanza su discurso en torno al museo, concluye que el término ‘musée’ está asociado a “colecciones de objetos raros, con especial mención a las obras de arte, como el Musée du Vatican, Musée de Florence o Musée Royal de París”.

 

En conclusión, puede afirmarse que en el siglo XVIII tiene lugar un cambio semántico en torno a la palabra museo, puesto que de una referencia etimológica más o menos difusa proveniente de la antigüedad clásica –en alusión al Museo de Alejandría-, se va ampliando su significado a una tipología arquitectónica, es decir, un lugar físico en el que es posible contemplar una colección de obras de arte determinada, tal y como ocurría en las cámaras de maravillas renacentista centroeuropeas, pero en esta ocasión de acceso público y no restringido a la clase social aristocrática.
Fuentes: Young Lee, Paula, “The Musaeum of Alexandria and the Formation of the Muséum in Eighteenth-Century France”, Art Bulletin, 1997, vol. LXIX, n. 3.

domingo, 14 de mayo de 2017

¡LA MADRE QUE LOS PARIÓ! Mar Martínez

Acabo de leer por ahí que en junio viene a Zaragoza Ricky Martin. ¡No pienso ir! 

No quiero amortizar ni uno solo de los dólares con que pagó ese vientre de alquiler o maternidad subrogada, como llaman a esa nueva prostitución que se está extendiendo sin pudor ninguno tras la bandera de lo que llaman derecho.
Tampoco tengo la más mínima intención de asistir a ningún concierto ni comprar ningún disco de Miguel Bosé, Elton John, ni gastar un solo euro en un partido de Cristiano Ronaldo.

¡La madre que los parió!

¿Por qué le llaman gestación subrogada cuando quieren decir prostitución endulzada?

¡NO a los vientres de alquiler! Que se elabore, en todo caso, un programa solidario y gratuito, similar al aplaudido de Trasplantes de Órganos aquí en España, seguro modelo a imitar y que sobrevive impoluto en el lodazal capitalista.



Mar Martínez

15M

Les acusaron de hacer ruido y no dar respuestas
pero ellos cambiaron todas las preguntas.



#15M

¡SÍ SE PUEDE!

EL RETO DE ‘LA BALLENA AZUL’

EL RETO DE 'LA BALLENA AZUL'

Philip Budeikin de 21 años, acusado de ser uno de los primeros hombres en incitar al suicidio a niñas y niños en Rusia. Según el Comité de Investigación Estatal de Rusia, este estudiante de psicología utilizaba distintos perfiles y seudónimos en la red social Vkontakte (algo así como el facebook ruso), donde creó grupos virtuales con nombres como "El mar de las ballenas" o "F57". Antes de ser enclaustrado en prisión, Budeikin explicó su estrategia para atraer a los menores, a los que calificó de "desechos biodegradables" y "personas sin valor para la sociedad".

"Primero hay que crear grupos con contenidos deprimentes que te sumerjan en una atmósfera especial. Luego la gente llega al grupo cerrado a través de enlaces e invitaciones personales y ahí es cuando empieza el juego", declaró.
“Si se viola el régimen de sueño, (de acostarse a las 21 y levantarse a las 8), la mente se vuelve más accesible a la acción”.

Budeikin asegura que conoció todo tipo de candidatos al suicidio y él decidía si los llevaba a éste o no, habló sobre la diferenciación entre ‘personas’ y residuos biodegradables: “Ellos (estos últimos) son los que no tienen ningún valor para la sociedad y solo le harán daño a ella. Estaba limpiando la sociedad de tales personas”... "Sólo le expliqué a algunas personas porqué era mejor morir. Nada más. Ellas fueron quienes tomaron esa decisión, nadie las obligó"... "Limpiaba la sociedad de esas personas..."


Un enfermo mental pero no de psiquiatría clínica sino, como también las víctimas, por carencia afectiva: junto al estrés, el mal de la industrialización de la sociedad.

© Mar Martínez

28 04 17

#maralbanta

jueves, 11 de mayo de 2017

ANTONIO VEGA: HASTA AQUÍ HE LLEGADO (12 de mayo de 2009)

«Hasta aquí he llegado / Desde aquí he partido / Un camino sin descanso que buscó donde nacer / Antes de haber nacido.»

Se llamaba ‘Antes de haber nacido’. Era la última obra de uno de los más brillantes compositores de su generación, un poeta de la física y el cosmos, un hombre con una vida marcada por la música y la heroína. Superviviente nato, resistió las múltiples embestidas del caballo hasta que, a los 51 años, un cáncer de pulmón se lo llevó. Fue el 12 de mayo de 2009.
Su canción inédita e irrecuperable tenía un aire Lynyrd Skynyrd. La letra, ese campo de batalla en el que Antonio tantas veces se perdía -al componer-, ese campo del que tantas veces salió triunfante -al editar-, era una mirada hacia atrás. Así se cerraba:

«Hasta aquí he llegado / Desde aquí he partido / Un camino sin descanso que buscó donde nacer / Antes de haber nacido.»

"Era un fenómeno en todo lo que hacía", cuenta su hermano Carlos frente a las fotos del álbum familiar. "Físicamente, era un superdotado. Intelectualmente, también". En sus años de infancia ganó campeonatos de salto de longitud, hacía taekwondo, alpinismo, todo se le daba bien. Era guapo, listo, fuerte. Lo tenía todo. Cuando acabó sus estudios en el Liceo Francés emprendió varias carreras: arquitectura, sociología, físicas; también quiso ser piloto de aviones. Todo lo dejó a medio camino, la guitarra podía más. En unas pruebas psicológicas que realizó por indicación de sus padres en esos años de dudas, hizo un test de inteligencia. Sacó un 168, cuenta su hermano. "Es el mismo coeficiente que el de Einstein", subraya sentado en el salón de su casa Bosco Ussía, biógrafo de Antonio Vega. El psiquiatra autor del test nunca había tenido una puntuación tan alta entre sus manos. Le dijo a Mari Luz, madre de Antonio: "No te felicito porque estos chicos suelen salir muy conflictivos".

El problema surgió cuando lo que se cruzó en su camino fue la heroína. Fue en un Seat 127 atiborrado de amigos, camino de El Escorial, a finales de los años setenta. Lo cuenta Bosco Ussía, su biógrafo. Como hombre excesivo y apasionado que era, se entregó al viaje con fruición. La heroína era una recién llegada, faltaba información. Algunos decidieron probarla, otros no. Vega fue de los primeros. Heroína, la mujer del héroe. No podía ser mala. "Antonio tenía todo a su favor, pero eligió esa opción", dice Bosco Ussía, intentando explicar por qué Vega, chico de familia acomodada y con todas las armas culturales precisas, se enganchó. "Si eres una persona con su talento y su sensibilidad, te puedes enamorar del caballo. Es algo que también te da, no sólo te quita".

El Antonio Vega en solitario nace en el seno de Nacha Pop. Juan Tomás Tello, director artístico de Globomediamúsica que trabajó cinco años codo con codo con él, sitúa el nacimiento del gran Antonio Vega en 1984, cuando edita Una décima de segundo, canción que da título al cuarto álbum de la banda. La fascinación por la física, por las matemáticas, por el cosmos, se traduce en versos emocionantes. El poeta preciso, el alquimista minucioso y perfeccionista con sus textos, entra en estado de gracia. En apenas cuatro años llegan algunas de sus mejores canciones, aún como integrante de Nacha Pop: en 1987 firma Lucha de gigantes, tema dedicado a la heroína, según cuenta la que fue su compañera durante 18 años, Teresa. En 1993, ya en solitario, llega El sitio de mi recreo, pieza de referencia, melancolía pura.

Algunas de las mejores canciones de Vega salieron del tirón, no era lo habitual. "La música le brotaba, pero las palabras las tenía que trabajar duro", dice Juan Tomás Tello, que entre 2000 y 2005 fue el hombre que se encargaba de que Antonio compusiera, tocara y grabara, el enlace artístico entre la discográfica EMI, y el músico. "No le gustaba escribir tonterías, daba vueltas a las letras y por eso le costaba acabar los discos", cuenta. Se dejaba llevar por ti, otro clásico, nació en una noche en su casa de Soto del Real. Fue una noche dos por uno: llegó acompañada de Lo mejor de nuestra vida.



Antes de haber nacido es una canción que Antonio Vega sólo tocó una vez en directo, en Bilbao, el 28 de marzo de 2009. Se grabó, pero un fallo del ordenador la hizo desaparecer. Queda este manuscrito, escrito por él de puño y letra:


«Lejos donde no llega la voz
Rebota el eco de una imagen muda
El amanecer, con la niebla del recuerdo confundido
Me atrapa y lanza a un viaje veloz

Acercándome al calor de la estrella que persigo
Cuando la noche sólo era el día oscurecido
No existía el dolor amargo del vencido
Cuando vivir no era privilegio restringido
yo podía ser feliz sin ser el elegido
Hasta aquí he llegado
desde aquí he partido
un camino sin descanso que buscó donde nacer

Antes de haber nacido.»


ANTONIO VEGA (Madrid, 16 de diciembre de 1957 - Majadahonda, Mad, 12 de mayo de 2009)




martes, 9 de mayo de 2017

MÁS INCLUSO QUE... Mar Martínez

Más incluso que quienes se dejan engañar, me enfadan quienes insisten en que nos dejemos engañar.
Reivindico mi derecho a pegarme un tortazo con el grueso cristal por puerta.

¿Loca?
¡Bendita locura, entonces!



© Mar Martínez

08 05 17

#maralbanta

domingo, 7 de mayo de 2017

EL OLVIDADO ORIGEN DEL DÍA DE LA MADRE: LA PROCLAMACIÓN PACIFISTA CONTRA LAS GUERRAS QUEDÓ MUY LEJOS DE LA CELEBRACIÓN COMERCIAL

Aunque muchos crean que el Día de la Madre es una jornada simplemente comercial, cuyo origen es simplemente atribuible al afán de estimular las ventas, lo cierto es que fue una proclama antibelicista y una convocatoria a un congreso mundial de madres lo que dio inicio a la fecha en cuestión.

Corría 1870, cuando la escritora estadounidense Julia Ward Howe, una pionera del activismo, el abolicionismo de la esclavitud y los derechos de las mujeres, convocó a todas las madres del mundo a rebelarse contra la guerra, en una desgarradora proclama pacifista que mantiene plena vigencia.


En la proclama se convocaba a un Congreso Internacional de Madres buscando promover alianzas
entre diferentes naciones y el arreglo sin belicismos de cuestiones internacionales. Las buenas intenciones de la primera mujer electa para la Academia Estadounidense de Artes y Letras, en 1908, apenas lograrían que el Congreso de su país, votara en 1914, a instancias del presidente Woodrow Wilson, la celebración anual del Día de la Madre.



La idea se concretó pero jamás tuvo efectos reales

Su idea de un congreso de madres, no logró verla concretada en tanto escribía por aquellos días que las mujeres “están más interesadas en la promoción del sufragio femenino que en idear una protesta mundial de mujeres contra las crueldades de la guerra”.

Sus ideas no obstante fueron tomadas por Anna Jarvis, un ama de casa que organizó a las mujeres durante la Guerra Civil para trabajar en mejorar las condiciones sanitarias de los hijos heridos en combate y en 1868 comenzó a trabajar para conciliar los vecinos de la Unión y la Confederación. Su hija también Anna Jarvis, cuando su madre murió, promovió la idea del día de las madres. En 1873, mujeres en 18 ciudades estadunidenses realizaron una reunión del Día de las Madres, y en Virginia Occidental en 1907 se celebró el primer congreso, que no tuvo mayores efectos reales.

La proclama original de Julia Ward, es aún material de estudio en EE.UU.

“¡Levántense, mujeres de hoy! ¡Levántense todas las que tienen corazones, sin importar que su bautismo haya sido de agua o lágrimas! Digan con firmeza: ‘No permitiremos que los asuntos sean decididos por agencias irrelevantes. Nuestros maridos no regresarán a nosotras en busca de caricias y aplausos, apestando a matanzas. No se llevarán a nuestros hijos para que desaprendan todo lo que hemos podido enseñarles acerca de la caridad, la compasión y la paciencia’. Nosotras, mujeres de un país, tendremos demasiada compasión hacia aquellas de otro país, como para permitir que nuestros hijos sean entrenados para herir a los suyos. Desde el seno de una tierra devastada, una voz se alza con la nuestra y dice ‘¡Desarma! ¡Desarma!’ La espada del asesinato no es la balanza de la justicia. La sangre no limpia el deshonor, ni la violencia es señal de posesión. En nombre de la maternidad y la humanidad, les pido solemnemente que sea designado un congreso general de mujeres, sin importar nacionalidad, y que se lleve a cabo en algún lugar que resulte conveniente, a la brevedad posible, para promover la alianza de diferentes nacionalidades, el arreglo amistoso de cuestiones internacionales”.

sábado, 6 de mayo de 2017

MARINE LE PEN, LA NIÑA DE LA MANSIÓN CUSTODIADA POR PERROS DÓBERMAN

Su vida ha transcurrido ante la mirada del público desde que fue fotografiada a los seis años siendo arropada en su cama en una habitación llena de carteles del Frente Nacional

Detrás del escenario, en un mitin en el sur de Francia, al principio de la campaña presidencial, Marine Le Pen dio una calada al cigarrillo electrónico con el que reemplazó sus dos cajetillas de tabaco diarias. "Mi campaña será alegre", sonrió.

Le Pen quería suavizar su imagen y "apaciguar" a los votantes, por eso comenzó a tomarse fotografías abrazando caballos o gatitos bebés, pero también quería ofrecer un programa de línea dura que ella creía que traería "calma" a una población desesperada tras décadas de desempleo y constantes amenazas terroristas.

El objetivo, como siempre lo ha sido para el Frente Nacional fundado por su padre Jean-Marie Le Pen en 1972, era que Francia fuera "para los franceses". Se convocaría un referéndum para cambiar la Constitución y así poder dar "prioridad nacional" a los franceses por encima de los extranjeros a nivel laboral, de vivienda y de prestaciones sociales. Luego se convocaría otro referéndum para dejar la Unión Europea. Le Pen prometió restringir la inmigración y prohibir los símbolos religiosos, incluido el pañuelo musulmán para la cabeza, en todos los edificios públicos de Francia.

Marine Le Pen, de 48 años, está más cerca que nunca de la presidencia francesa, con posibilidades de llegar a la segunda vuelta de unas elecciones generales imposibles de predecir. En los seis años que han pasado desde que quitó el poder del partido a su padre, ha crecido electoralmente en cada votación local o europea. Si su padre, exparacaidista militar y negacionista del Holocausto, se conformaba con obtener el voto de protesta, Marine Le Pen quiere llegar al poder y a un cargo político.

Le Pen, controlada y con una imagen estudiada, siempre ha caminado por una delgada línea entre criticar al sistema e intentar formar parte de él. Su vida ha transcurrido ante la mirada del público desde que fue fotografiada a los seis años siendo arropada en su cama, en una habitación llamativamente empapelada con carteles del Frente Nacional que llamaban a luchar contra el "cáncer marxista".

La dinastía familiar de los Le Pen siempre fue una especie de culebrón nacional, con todo el clan de rubios viviendo juntos, incluso cuando las tres hijas ya habían pasado los 30 años de edad, en una mansión del siglo XIX en lo alto de una colina en las afueras de París, vigilada por perros dóberman.

Pero el problemático vínculo entre padre e hija y el brutal distanciamiento público que tuvieron han sido una carga para la campaña presidencial. La estrategia electoral de Marine Le Pen ha sido expandir su base de votantes limpiando la imagen del partido, alejándolo de la imagen racista, prepotente y antisemita que tenía en el pasado.

El problema era que Le Pen padre se sintió excluido. En 2015, decidió arruinar deliberadamente los planes a su hija repitiendo la negación del Holocausto que ya le había costado una sentencia por discurso del odio y por poner en duda crímenes de lesa humanidad. Después de una disputa pública, Marine lo expulsó del partido. Él la desheredó públicamente y desde entonces no se dirigen la palabra.

Pero los fantasmas de la Segunda Guerra Mundial siguen presentes en la política francesa. Esta semana pidieron a Marine Le Pen en un programa de radio que explicara brevemente lo que significó la guerra para los judíos de París. Ella contestó que Francia como nación no era responsable de nada, sino sólo aquellos "que tenían el poder en ese momento", despertando la ira de las organizaciones de judíos.
Le Pen argumentó que la Francia moderna no debe condenarse a la contrición eterna y que la "verdadera" Francia era la de la resistencia de De Gaulle, no el régimen "ilegal" y colaboracionista de Vichy. "Si lo que quieres es decir que Marine Le Pen es nazi, venga, dilo, pero la gente se te reirá en la cara porque es simplemente algo no creíble", aseguró muy enfadado Florian Philippot, jefe de estrategia de Le Pen, en un programa de televisión. Le Pen afirmó que esa polémica no tenía sentido.

Marion Anne Perrene Le Pen –apodada desde siempre Marine– nació en el oeste de París en 1968 y es la menor de tres hijas. Su padre solía mostrar a sus hijas en la prensa, pero puertas adentro la vida familiar era más desarticulada de que lo que parecía. En el primer edificio que tuvieron los Le Pen, las niñas vivían en un piso distinto al de los padres, una planta más arriba, junto a una canguro. Jean-Marie Le Pen y su esposa, Pierrette Lalanne, solían irse de vacaciones o navegar durante meses alrededor del mundo sin sus hijas, a veces incluso durante las Navidades.

No fue hasta los ocho años de edad que se volvió consciente de la vida política de su padre y del odio que inspiraba, cuando una noche se despertó entre esquirlas de vidrio y con una pared de su habitación derrumbada, después de que una bomba impactara en el hogar con el propósito de matar a su padre. "A los ocho años, de pronto fui consciente de la muerte", me dijo cuando se hizo cargo del liderazgo del Frente Nacional. "Pero quizás aquello me dio cierta distancia, una especie de armadura, y eso es útil cuando se aspira a cargos de responsabilidad".

Su apellido fue una carga

Si bien su apellido era una carga (recuerda que los profesores en la escuela llamaban a ella y a sus hermanas "las hijas del fascista"), siempre defendió a su padre. En 1985, cuando el periódico Libération reveló que Jean-Marie Le Pen había participado en torturas durante la guerra de Argelia, él lo negó y le recomendó a la adolescente Marine que ese día no fuera a clase. Ella se negó y fue al instituto dispuesta a defenderlo.

En los años 80, conforme fue volviéndose más prominente a nivel político, Le Pen padre le encargó una biografía suya a un periodista que solía pasar bastante tiempo en la mansión familiar. Un día, Marine –entonces de 16 años– se sorprendió al encontrar a una de sus hermanas mayores esperándola fuera del instituto. "Mamá se ha marchado", le dijo. Sin avisar a nadie, Lalanne había cogido todas sus cosas y se había escapado con el biógrafo de Le Pen para empezar una nueva vida con él. No volvió a ver ni a hablar con sus hijas durante más de 15 años. Marine, la menor y la más apegada a su madre, quedó sola con un padre distante y distraído. Dice que esperó cada día tener algún tipo de contacto con su madre, pero eso nunca sucedió.

" Marine Le Pen creció en una atmósfera muy extraña, con una familia que parecía unida pero en realidad era muy distante", asegura David Doucet, coautor de la biografía de los primeros años de Le Pen, La Politique Malgré Elle. "Vivió casi 20 años sin su madre. Su padre casi no la conocía. La criaron canguros y cuidadoras, con sus propios métodos".

Luego vino una guerra pública y feroz por el divorcio. Jean-Marie Le Pen rechazó la solicitud de manutención de Lalanne, diciendo que ella podía trabajar como limpiadora. En venganza, Lalanne posó desnuda en el Playboy francés, fregando el suelo de la cocina.

Durante la adolescencia, Marine Le Pen acompañaba ocasionalmente a su padre a los mítines, como una forma de pasar tiempo con él y obtener un poco de su atención. Pero al principio no pensó que elegiría una carrera política. "Mi padre dice que soy como Obelix. Me caí en la marmita mágica de la política de pequeña".

De hecho, intentó escapar del partido estudiando Derecho. Para ganar un dinero extra, aparte de su despacho de abogados, trabajó durante seis años como abogada de oficio para el Estado, defendiendo a inmigrantes ilegales que se enfrentaban a una deportación. "Son seres humanos con derechos", dijo recientemente en una entrevista televisiva. "No podemos culparlos por las políticas inmigratorias. No es culpa de ellos".

A los 30 años, ganó su primer cargo como consejera regional para el Frente Nacional en Henin-Beaumont, un pueblo norteño empobrecido que alguna vez tuvo una mina de carbón. Marine lo convirtió en su laboratorio político, un sitio donde reinventarse como "defensora del pueblo".

Se dio cuenta de que el cinturón industrial del norte de Francia, que tradicionalmente ha votado a la izquierda, podía inclinarse hacia el Frente Nacional si el partido no sólo luchaba contra la inmigración, lo cual siempre fue el punto principal de su programa, sino que también defendía a las víctimas de la desindustrialización y la crisis económica.

"Antes lo llamaba su laboratorio pero hoy en día es el sitio donde aún tiene un piso, la región donde creo que se siente más tranquila", dice Sébastien Chenu, director de su campaña en la región norte durante las últimas elecciones regionales. "Ella es accesible, por eso creo que le va tan bien en el norte. Le gusta ese contacto".

A Le Pen le gusta tener cerca a sus amigos. "Si alguien ha intentado traicionarla, tiene que marcharse", afirma Chenu. Los casos de corrupción en la recaudación de fondos del Frente Nacional que se están investigando actualmente –incluyendo las acusaciones por el supuesto uso indebido de fondos europeos para pagar empleados del partido y por presunta contabilidad falsa en la recaudación de la campaña– han hecho que se indague formalmente a algunos de los amigos de la infancia más cercanos de Le Pen. Tanto ellos como el partido niegan todas las acusaciones. Pero las investigaciones han demostrado que ella colocó a amigos de la universidad en cargos de confianza.

Le Pen protege a sus hijos de la exposición pública que ella tuvo de pequeña. Se casó y se divorció dos veces de hombres que eran militantes activos del Frente Nacional. Tuvo tres hijos en un período de un año: una hija inmediatamente seguida de mellizos. Su compañero actual es uno de los vicepresidentes del partido, Louis Aliot.

Una vez Le Pen describió su enemistad con su padre como "lo más difícil de mi vida, exceptuando el dar a luz", pero dio a entender que espera que él la llame si gana la presidencia.

La idea de paternidad de Le Pen padre fue siempre endurecer a su hija. Cuando Marine Le Pen tenía 20 años, la llevó a la morgue a ver el cadáver de un miembro del partido que había muerto en un accidente de tráfico. Cuando ella le preguntó por qué la había llevado, él le respondió: "No quiero que el primer muerto que veas sea yo".

Marine Le Pen
Fecha de nacimiento: 5 de agosto de 1968

Carrera profesional: Fue asesora legal del partido de extrema derecha de su padre, el Frente Nacional, antes de ganar distintos cargos de consejera en Henin-Beaumont, en el norte de Francia, y en París. Actualmente es consejera regional para la zona de Hauts-de-France. Desde 2004 es miembro del Parlamento Europeo, donde es una de las líderes del grupo anti-UE, Europa de Naciones y Libertad, un bloque de partidos nacionalistas de derecha.

Su momento culminante: Quitarle el liderazgo del Frente Nacional a su padre en 2011.

Su momento más álgido: No lograr el control de ninguna región francesa en las elecciones de 2015, a pesar haber ganado la primera vuelta y haber mejorado sorprendentemente los resultados de su partido. La izquierda y la derecha se unieron para quitarle el poder.

Lo que dice: "Estamos encantados de que los británicos hayan aprovechado esta oportunidad extraordinaria para escaparle a la servidumbre" –sobre las elecciones del Reino Unido para abandonar la UE.

Lo que dicen de ella: "Un peligro para Francia y un peligro para Europa", –Pierre Moscovici, comisario europeo y ex ministro de economía socialista.


Traducido por Lucía Balducci


22/04/2017


I.D.I.O.T.A., en el Teatro Principal de Zaragoza

I.D.I.O.T.A. es el nombre del experimento psicológico a que se somete al personaje que podría/mos perfectamente ser cualquiera de nosotros.
(I.nvestigación para el D.esarrollo de la I.nteligencia O. T. A. -el significado de las últimas siglas se me ha olvidado-)

Se levanta el telón y una frase preside el escenario: 
«Dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo». De Albert Einstein, como invita a recordar, igual que invita a los espectadores a participar cuando de las preguntas que se le plantean al personaje se trata.

Como he tenido ocasión de decirles a los actores ya en el exterior del Teatro Principal de Zaragoza (lo siento, pero en la emoción del diálogo no reparé en sacar el móvil para hacer una foto, y Raquel no sé atrevió), decía, mientras te ríes a carcajadas con cada uno de los flashes cómicos que desnudan al ser humano y sus debilidades ante la dificultad, gracias a la magnífica interpretación lo mismo de Gonzalo de Castro que de Elisabet Gelabert, y miras en una única dirección a un idiota, te perdonas a ti mismo, pero sólo mientras duran las risas; luego te pone ante el espejo para invitarte a pensar si no habrías hecho lo mismo o si, incluso, no has actuado en alguna situación así o parecido.

Risas y reflexión garantizadas en un bien preparado cóctel que, como me decía humildemente Gonzalo, es de agradecer al autor, a Jordi Casanovas. Y tiene razón, es buenísimo el guión, pero ellos lo han puesto a nuestra disposición magistralmente. Gracias.

No os la perdáis si podéis, van de gira ahora. 


© Mar Martínez

06 05 17


#maralbanta



jueves, 4 de mayo de 2017

LENNON Y MARGARITA, Mar Martínez

El nuevo detalle de fb son unas flores moradas que significan, al parecer: Gracias!

Mira, pues esta vez no voy a ser mala, porque me recuerda a Margarita, una niña china de unos dos años que, para despedirse después de estar jugando en el parque con Lennon, le trajo una flor que fue a buscar por el césped. 

Lenguaje universal, lo titulé entonces. Hoy lo rememoro gracias, -o por culpa, como queráis- de facebook.






*Las fotografías son de mayo de 2015. Me las envió por email la madre de la niña, también china. 


© Mar Martínez

04 05 17

#maralbanta

VADE RETRO, SATANÁS! Mar Martínez

Ese tipo de personas que se recrean hiriendo a los demás, que casi van buscando a sus víctimas entre quienes consideran, por lo que sea, más vulnerables, son simple y llanamente vampiros emocionales y más que tenerles miedo se puede sentir pena por ellos: están vacíos y lo saben pero no saben -porque temen mirarse al espejo- cómo resolver su problema; su propia carencia afectiva y su incapacidad para sentir, les lleva a una búsqueda desesperada, a la vez que disimulada por avergonzamiento, de alguien que les ayude pero sin pedir ayuda.

Más pena que asco, pero sin olvidar que son peligrosos porque, incapaces de llevar su hondo y oculto problema, lo acaban inoculando a los demás en un intento desesperado de quitarse su propia carga de encima.

¡Cuidado!
Hay que alejarse de ellos.



© Mar Martínez

04 05 17

#maralbanta

martes, 2 de mayo de 2017

DÍA CONTRA EL ACOSO ESCOLAR O BULLYING

Hoy es el Día Contra el Acoso Escolar, también conocido como Bullying o, casi mejor, como un traspaso de las frustraciones de los adultos padres a los hijos en su hábitat, niños que invierten casi su rol sin acabar de desarrollar -ni dejar que otros desarrollen- el que les corresponde por edad de aprender jugando.



A la guerra no se debe ni jugar siquiera; la guerra es de los adultos, pobrecitos adultos, casi más pena que asco: no dejes que te contagien.



© Mar Martínez

02 05 17

#maralbanta

lunes, 1 de mayo de 2017

UNO DE MAYO: HUBO UN DÍA, Mar Martínez

Hubo un día en que tener un empleo dignificaba, -incluso la prostitución, hagamos memoria-

No tan conscientemente como se presumía tras las nuevas ray-ban, el volante del nuevo coche o amparada al trolley, firmabas vender Tu tiempo que, como bien nos recordaba Sampedro, «no es oro; el tiempo es vida».

Y aún así, valía la pena: trescientos días al año viviendo para el trabajo a cambio de, quizá, menos de sesenta creyendo haber trabajado para vivir.
A cambio de poder así pagar los libros de los críos, la farmacia de los sustos, la entrada al cine o al teatro, los zapatos nuevos.

Hubo un día en que el brillo de la sonrisa bien cuidada también en el dentista, hirió a quien vendía el dentífrico. Y dolieron los codazos en el campus. Y chirriaba el c.v. donde entre líneas asomaba más de un viaje.

Hubo un día que te ganabas día a día tu dignidad.

Que hasta buscabas entre los comercios del barrio el posible contrato de verano con que un día tu hija conociera brevemente de cerca y frente a malas caras y miradas lascivas, el verdadero significado de trabajar para vivir. 
Hoy, semejante prueba a pasar sería casi echarle al coso de los leones. 
Los mismos que con cantos de sirena hipotecados de antemano han devorado la dignidad que, antaño, incluía una cláusula en el contrato de trabajo.

[Modern Times (1936) Charles Chaplin]
Hubo un día...




© Mar Martínez

01 05 17

#maralbanta

domingo, 30 de abril de 2017

LA OVEJA NEGRA (de ITALO CALVINO)

      Érase un país donde todos eran ladrones. Por la noche cada uno de los habitantes salía con una ganzúa y una linterna sorda para ir a saquear la casa de un vecino. Al regresar al alba cargado encontraba su casa desvalijada. Y todos vivían en concordia y sin daño porque uno robaba a otro y éste a otro y así sucesivamente, hasta llegar al último que robaba al primero.

En aquel país el comercio sólo se practicaba en forma de embrollo, tanto por parte del que vendía como del que compraba. El gobierno era una asociación creada para delinquir en perjuicio de los súbditos. Y por su lado los súbditos sólo pensaban en defraudar al gobierno. La vida transcurría sin tropiezos y no había ni ricos ni pobres.


Pero he aquí que no se sabe cómo apareció en el país un hombre honrado. Por la noche, en lugar de salir con la bolsa y la linterna, se quedaba en casa fumando y leyendo novelas. Llegaban los ladrones, veían la luz encendida y no subían. Esto duró un tiempo; después hubo que darle a entender que si él quería vivir sin hacer nada no era una buena razón para no dejar hacer a los demás. Cada noche que pasaba en casa era una familia que no comía al día siguiente.

Frente a estas razones el hombre honrado no podía oponerse. También él empezó a salir por la noche para regresar al alba; pero no iba a robar. Era honrado, no había nada que hacer. Iba hasta el puente y se quedaba mirando pasar el agua. Volvía a casa y la encontraba saqueada.

En menos de una semana el hombre honrado se encontró sin un céntimo, sin tener qué comer, con la casa vacía.

Pero hasta ahí no había nada que decir porque era culpa suya; lo malo era que de ese modo suyo de proceder nacía un gran desorden.

Porque él se dejaba robar todo y entretanto no robaba a nadie; de modo que había alguien que al regresar al alba encontraba su casa intacta, la casa que él hubiera debido desvalijar.

El hecho es que al cabo de un tiempo los que no eran robados llegaron a ser más ricos que los otros y no quisieron seguir robando. Y por otro lado los que iban a robar a la casa del hombre honrado la encontraban siempre vacía; de modo que se volvían pobres.

Entre tanto, los que se habían vuelto ricos se acostumbraron también a ir al puente por la noche a ver correr el agua. Esto aumentó la confusión, porque hubo muchos otros que se hicieron ricos y muchos otros que se volvieron pobres.

Pero los ricos vieron que, yendo de noche al puente, al cabo de un tiempo se volverían pobres y pensaron: "Paguemos a los pobres para que vayan a robar por nuestra cuenta".

Se firmaron contratos, se establecieron los salarios, los porcentajes. Naturalmente siempre eran ladrones y trataban de engañarse unos a otros. Pero, como suele suceder, los ricos se hacían cada
 vez más ricos y los pobres cada vez más pobres.

Había ricos tan ricos que ya no tenían necesidad de robar o de hacer robar para seguir siendo ricos. Pero si dejaban de robar se volvían pobres porque los pobres les robaban. Entonces, pagaron a los más pobres de los pobres para defender de los otros pobres sus propias casas y así fue como instituyeron la Policía y construyeron las cárceles.

De esa manera, pocos años después del advenimiento del hombre honrado ya no se hablaba de robar o de ser robados sino sólo de ricos o de pobres y, sin embargo, todos seguían siendo ladrones.

Honrado sólo había habido aquel fulano y no tardó en morirse de hambre.



'La gran bonanza de las Antillas' (Prima che tu dica «Pronto», 1981) 

ITALO CALVINO


¿ADÓNDE VA ESPAÑA? 'La revolución española vista por una republicana'. CLARA CAMPOAMOR.

CAPÍTULO XX. ¿ADÓNDE VA ESPAÑA?
      El examen de los hechos nos lleva a hacer esta consideración: que el bando gubernamental no
solamente ha carecido de técnica y la disciplina, de las que ya hemos tratado profusamente, sino también de las previsiones y de los cálculos, en definitiva, de todo aquello que interviene en el proceso de la inteligencia.
      Los gubernamentales se arriesgan a ver el final de su vida política, víctimas de la ligereza y de la indolencia que han caracterizado su actividad desde 1931.
      Los nombres de algunos de los hombres políticos puestos a la cabeza del gobierno de Burgos por los insurrectos nos recuerdan algunas observaciones hechas durante el agitado periodo de agotadoras luchas republicanas. Hay entre todos ellos hombres con una profunda formación técnica. Y no siempre aquellos atrasados en sus opiniones políticas sino aquellos que, en una época tranquila y normal, hubiesen desarrollado en España una actividad liberal en el sentido que tiene ese término cuando las élites intelectuales dirigen un país.
      Muchos de ellos apartados por la República, en lugar de tomar parte en las disputas o de encerrarse en sus casas confesándose vencidos, han seguido estudiando los problemas nacionales con devoción y paciencia en el seno de asociaciones técnicas e intelectuales, y han seguido proporcionando a los diferentes gobiernos que se han sucedido opiniones e informes incluso cuando, en alguna ocasión, eran rechazados con sorna y desprecio.
      Hemos llamado la atención a distintos hombres políticos, demasiado apáticos a este respecto, sobre el hecho siguiente: que esos hombres seguían estudiando los problemas políticos de una forma científica y técnica cuando numerosos militantes republicanos dejaban las academias, las asociaciones científicas y las bibliotecas o nunca las habían frecuentado. Y sin embargo la técnica y la ciencia le son necesarias a una política inteligente que aspira a ser algo más que una demagogia abocada al suicidio, amén de grotesca.
      Ese eterno desprecio por la preparación y el conocimiento ha conducido la izquierda desde el atolladero político al atolladero militar en el que ahora se encuentra.
      Ya hemos observado, desde el punto de vista de la política futura de España, que la división tan sencilla como falaz hecha por el gobierno entre fascistas y demócratas, para estimular al pueblo, no se corresponde con la verdad.
      La heterogénea composición de los grupos que constituyen cada uno de los bandos, tal y como expusimos en las primeras páginas de este libro, demuestra que hay al menos tantos elementos liberales entre los alzados como anti demócratas en el bando gubernamental.
      A la izquierda, socialistas y comunistas se han impuesto a los republicanos y ahora mandan ellos. Los sindicalistas y los anarquistas han sido el talón de Aquiles de la defensa gubernamental y serán los que saquen provecho de la resistencia.
[Juan Negrín, Manuel Azaña, José Miaja Menant]
      A la derecha, la unión aparente mantenida con mejor táctica durante los trascendentes días de combate, empieza a debilitarse en el mismo instante en que se vislumbra la posibilidad del éxito final. El esfuerzo de conciliación intentado por la Junta de Burgos se ha revelado inútil. Se había nombrado al general Franco jefe de Estado, vaga y atractiva fórmula, y al mismo tiempo algunos jefes anunciaban un plebiscito para el momento en que se restableciera la tranquilidad, con un programa en que se acumulaban todas las teorías teocráticas y sociales de los cuatro grupos principales: monárquicos absolutistas, monárquicos constitucionales, fascistas y republicanos de derechas.
      Fueron los carlistas, fuerzas extremas de la derecha, los que han hecho el primer gesto al rechazar ese programa general y tratando de imponer su vieja doctrina teocrática, pretensión que, si se puede conciliar con otros programas, se opone frontalmente al de los republicanos y sobre todo al de los monárquicos constitucionales de la última dinastía.
      La «Junta de Gobierno» de Burgos ha tenido que permitir la publicación del manifiesto carlista, porque se encuentra en una situación delicada y no puede permitir que se agriete el conjunto de sus ejércitos que comprenden unos efectivos de al menos 40.000 carlistas.
      La lucha ha empezado entre los alzados. Y también entre los republicanos, socialistas-comunistas y anarco-sindicalistas en el grupo de las izquierdas.
      Los rostros de las fuerzas antagónicas reflejan su heterogénea composición como en un espejo deformante, anunciando nuevas disputas internas en el grupo vencedor.
      Esa tendencia a la división, a las facciones, a los matices, al espíritu individualista, es lo que ha hecho que España ofrezca tan escasa disposición para sistemas de bloque como el fascista o el comunista.
      En el terreno de las armas, el resultado definitivo de la guerra civil española queda todavía lejos. Pero la gran desgracia de esta lucha fratricida —torpemente provocada por la debilidad del Frente Popular ante el desorden, lucha desencadenada con ligereza por los militares en un momento en que la situación internacional hacía prever complicaciones, y prolongada por los gubernamentales que rehusaron aceptar un gobierno de composición—, la gran desgracia, repetimos, consiste en que la víctima de esa lucha será la República plebiscitaria de 1931. Y sin embargo, cualesquiera que sean sus errores, sólo en ella albergábamos la esperanza de una renovación democrática y social.
      Si el porvenir trae la victoria triunfal de los ejércitos gubernamentales, ese triunfo no llevará a un régimen democrático, ya que los republicanos ya no cuentan en el grupo gubernamental. El triunfo de los gubernamentales sería el de las masas proletarias, y al estar divididas esas masas, nuevas luchas decidirán si la hegemonía será para los socialistas, los comunistas o los anarco-sindicalistas. Pero el resultado sólo puede significar la dictadura del proletariado, más o menos temporal, en detrimento de la República democrática.
      Si, como ya hemos indicado, las causas de la debilidad de los gubernamentales llevan a la victoria de los nacionalistas, éstos habrán de empezar por instaurar un régimen que detenga los enfrentamientos internos y restablezca el orden. Ese régimen, lo suficientemente fuerte como para imponerse a todos, sólo puede ser una dictadura militar.
      Pero si la dictadura militar, como lo vimos durante el periodo de 1923 a 1930, es una forma de gobierno fácil de imponer, es muy difícil salir de ella. Se dirá que otros países viven desde hace años bajo una dictadura militar y les va muy bien. Sin embargo no conviene olvidar que España ya ha sufrido ese régimen... Fueron esos siete años de dictadura los que separaron de la monarquía al pueblo y los que trajeron la República. En consecuencia el experimento ha fracasado.
      Cierto es que tras el desastre nacional causado por esta lucha y sus excesos, mucha gente, incluso republicanos y liberales, se resignará, en interés del país, a aceptar cualquier régimen transitorio sólo con que restablezca el orden y que emprenda la tarea de reconstruir el país y de restablecer las jerarquías espirituales, demasiado pisoteadas por la debilidad de los republicanos de izquierda. Porque no hay que olvidar que no solamente se ha perseguido a los elementos considerados como enemigos de la República sino también a sus partidarios, perseguidos por grupos políticos que a la manera de los clanes primitivos buscaban la muerte de todo aquel que se opusiera a su jefe.
      ¿Pero vamos a instaurar bajo otra bandera un sistema parecido con el fin de imponer una unidad aparente?
      Una vez transcurrido el primer momento y restablecido el orden, ¿se va a continuar a mantener el país —con la esperanza de impedir luchas ideológicas — bajo un férreo régimen que se arriesgará a encenagarse en sus propios errores ya que carente de opositores clarividentes y libres de expresarse?
      Esas preguntas con todos sus peligros habrán de ser examinadas tarde o temprano por los vencedores. Nos preguntamos si sabrán y querrán hacerlo con el espíritu que animaba Castelar cuando, hablando por última vez a las Cortes de la Primera República dijo: «La política no es nada si no es una transacción entre el ideal y la necesidad nacional».
      La monarquía, al borde del abismo por sus propias culpas, decidió un día como único recurso pedir una dictadura. La dictadura despertó en el pueblo el deseo de una régimen republicano. Éste, hoy, se ve convulso por los errores de los partidos. ¿Hacia qué porvenir dirigirá sus esperanzas?
      Las experiencias de los últimos quince años nos permiten afirmar que la libertad, ideal animador de todas esas luchas, nunca ha existido de una forma durable en España. Y a la libertad, y no a sus ficciones, habrá que llegar para introducir una paz efectiva y duradera, que permita el florecimiento de todas nuestras fuerzas materiales y de todos nuestros recursos espirituales.
      Se trata de una empresa difícil ante la cual, durante años, todas las voluntades han fracasado. Pero a esa labor, a la institución de una democracia —dirigida, si se hace necesario— que imponga la libertad y ponga trabas a la tiranía, habremos de consagrarnos.
      El porvenir es tan confuso y tan sombrío que no podemos más que expresar ese deseo.
      Los pueblos, como los individuos, debido a prohibiciones de la naturaleza, acaban a veces, a través de crisis crueles, creando sus propios organismos de defensa contra los elementos convertidos en dañinos. ¿Quizás para llegar a ese periodo de calma y de libertad que deseamos ardientemente, le era necesario al país atravesar esta dura prueba donde se pone trágicamente de manifiesto la constante equivocación de los elementos reunidos alrededor del Frente Popular?
      Han demostrado desde 1931 una incapacidad política que ha desbordado todas las previsiones. Al final no vieron el abismo hacia el que empujaban el país decidiendo a la ligera sostener una lucha durante la cual habría de entregarse armas al pueblo.
      Han sido incapaces de medir las terribles consecuencias de ese gesto irreflexivo y cuando han empezado a mostrarse, desde el día siguiente, les ha faltado valor para reconocer sus errores y sacrificar su orgullo ante los supremos intereses del país. Han perseverado en el error, animados por ese talante rencoroso que les empujaba a destruir el enemigo aún al precio del aniquilamiento de la nación.
      Hay entre nosotros un dicho, símbolo del resentimiento ciego e insatisfecho que dice: «Quedarse ciego con tal de que otro se quede tuerto». He aquí toda la política del Frente Popular en la lucha armada que, sin ningún éxito apreciable, lleva sin interrupción desde hace meses.
      «¡Que todo se hunda con nosotros si no podemos dirigirlo!» se exclamó el gobierno, como un nuevo Sansón, sin considerar que las columnas son las del templo nacional.
      Nos preguntamos con angustia lo que el pueblo español, herido y arruinado por la sacudida, conseguirá salvar de los escombros del amado templo, donde a pesar de todo habrá que seguir viviendo.

                                     París, noviembre 1936


'La revolución española vista por una republicana' (1937)

CLARA CAMPOAMOR

sábado, 29 de abril de 2017

ALEJANDRA, Mar Martínez


Ahora que no nos lee nadie, Alejandra: insisten en que basta tu nombre porque no hay otra como tú de grande, y casi cuela y todo; y aprovechan el descuido para decirte (la) Pizarnik, por la misma razón, alegan. Pero, ya que tú no puedes decirlo, yo digo que mejor sin ese artículo determinado (la) que despersonaliza inclinando hacia el objeto y que, tan causal que no casual como casi inconscientemente, no ocurre cuando de apellidos o nombres propios de escritores hombres se trata.
¿Te imaginas algo así como (el) Jorge Luis, o (el) Borges; (el) Antonio, o (el) Machado?
¿A que no?

El poder de la palabra es mayor de lo que el odio visceral que siempre le tuvo el poder a la Cultura manifiesta, y especialmente cuando se utiliza de manera subliminal. Prueba de ello es su inventada postverdad en clara imitación de la doblelengua de Orwell. 
Un poquito más de atención, por favor.

© Mar Martínez
29 04 17

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...