lunes, 23 de abril de 2018

HOLOCAUSTO tv 1978


¿Os acordáis de la serie de tv Holocausto? De producción norteamericana, claro, y justo en 1978 cuando también aquí en España volvía a salir el sol, pero nadie se quiso acordar de la Guerra Civil y la represión franquista entonces, ni ahora tampoco, está visto.
En España la serie se emitió entre el 22 y el 29 de junio  de 1979, alcanzando, al igual que en otros países, una enorme repercusión, quizá también porque aquí no sólo era novedoso por televisado como por largamente censurado ningún contenido relativo al nazismo.
Treinta y tres años después del fin de la Segunda Guerra Mundial (1945). En 2008 se cumplían también 33 años que había muerto Franco.
Pero la sociedad española, -o buena parte de ella- parecen querer entender que no estaba ni está todavía hoy preparada para enfrentarse y aceptar su pasado.

FILMOTECA: Holocausto – miniserie de cuatro capítulos, basada en una novela homónima de Gerald Green – es un intento pionero. Su director, Marvin Chomsky, asume el reto de representar la tragedia del exterminio judío utilizando los medios de la televisión comercial norteamericana. Si bien ya se habían rodado con anterioridad series de TV y películas sobre la guerra, sobre los juicios de Núremberg e incluso sobre el trauma de los supervivientes, Holocausto fue la primera en la que el tema era el genocidio nazi de los judíos. El proceso de estigmatización, persecución y exterminio, desde la perspectiva de sus víctimas interpretadas por conocidas estrellas de la TV y el celuloide.

Guión: Gerald Green. Reparto: Meryl Streep, James Woods, Michael Moriarty, Rosemary Harris, Fritz Weaver, David Warner, Blanche Baker, Sam Wanamaker, Robert Stephens, Tom Bell, Joseph Bottoms, Nigel Hawthorne, Tovah Feldshuh, Marius Goring, Tony Haygarth, Ian Holm, Lee Montague, Ian Holm, Jeremy Levy.
La historia comienza en Berlín en 1935, con la boda de Karl Weiss, miembro de una acaudalada familia judía de origen polaco, con Inga (Meryl Streep), una joven alemana. A partir de ese momento, el progresivo endurecimiento de las leyes raciales alemanas contra los ciudadanos judíos irá haciendo el ambiente cada vez más opresivo en torno a la familia Weiss, sus miembros vivirán en primera persona la persecución racial del gobierno de Hitler. De forma paralela, Erik Dorff (Michael Moriarty), un joven abogado sin filiación política en paro, ingresa en la SS en busca de un empleo e impulsado por su ambiciosa esposa Marta, irá escalando progresivamente en la jerarquía nazi, hasta convertirse en un colaborador directo del despiadado Heydrich en su política de exterminio del pueblo judío.

La serie sigue un patrón narrativo clásico de la ficción histórica, que enlaza las historias personales de personajes inventados – la familia judía Weiss y la nazi Dorf – con los acontecimientos históricos de Alemania y Europa entre los años 1933 y 1945 (las leyes de Núremberg, la Noche de los Cristales, Buchenwald, la matanza de Babi Yar, Auschwitz, etc.). El lema publicitario con que se presentaba la serie dice mucho sobre el producto en cuestión: Holocausto: una historia de dos familias. De terror y asesinato. De amor y triunfo. El temerario subtítulo vaticinaba por un lado el éxito comercial y por otro el malestar que iba a provocar en determinados círculos.
Se estima que más de 500 millones de personas en todo el mundo vieron la serie. Holocausto marcaría el inicio, no solo del debate en torno a lo posible y lo aceptable en las formas que adopta la memoria en la pantalla, sino también de la incorporación de la memoria del Holocausto a la cultura popular, en la que cineastas, novelistas e incluso la televisión comienzan a jugar un papel determinante. En definitiva, se creaban nuevos espacios en los que se hacía posible la vinculación con el pasado.

En Estados Unidos la serie fue emitida durante cuatro noches consecutivas, del 16 al 19 de abril de 1978, la serie fue vista por más de 120 millones de personas, un absoluto récord de audiencia y la primera vez en la que, la información sobre el holocausto, se divulgaba masivamente a la opinión pública estadounidense. Es interesante destacar que varios proyectos de registro y archivo de memorias de los supervivientes comenzaron a desarrollarse en esta época, como consecuencia y también como respuesta crítica al impacto de la serie. En Alemania la emisión de Holocausto en enero de 1979 tuvo un fuerte impacto, además de ser vista por más de 20 millones de espectadores, permitió liberar la reflexión sobre el pasado y situarlo en el debate público cotidiano. No era la primera vez que el tema era abordado por la televisión alemana. Películas y series anteriores ya habían tocado el periodo nazi (1933-1945) y la guerra; pero, casi siempre lejos de los campos de exterminio y sin ahondar en la “cuestión judía”. Pero, fundamentalmente, ninguna de estas producciones había colocado al espectador del lado de las víctimas. Por lo tanto, la emisión de Holocausto puso de manifiesto el fracaso de las series y documentales alemanes de confrontar el genocidio de forma directa. En Holocausto, por vez primera, el espectador sufre y teme a los victimarios. “Fue un cambio de época en la televisión alemana”, afirmó Günther Rohrbach, ex -director de programación de la cadena pública WDR. “Durante mucho tiempo tuvimos miedo de mostrar fuertes emociones en la televisión porque las emociones habían sido manipuladas en el pasado. Nos dimos cuenta de que solo se llega a las personas cuando se las toca emocionalmente”. En definitiva, esta emotividad de la serie, considerada trivial y banalizadora por la crítica intelectual, se transformaba en su principal acierto gracias a su impacto en la sociedad y en la memoria colectiva del nazismo y provocaba por primera vez, después de 34 años, una catarsis colectiva en la sociedad alemana.


En su edición del 30 de enero de 1979, Julio Sierra escribía en el diario El País“La serie de televisión Holocausto provoca en la RFA un debate nacional sobre el nazismo. La serie ha dejado al descubierto en la República Federal de Alemania todo un proceso psicológico que ahora puede recibir un tratamiento adecuado, si se prosigue el análisis sereno de las causas del nazismo, un régimen que, al fin y al cabo, se impuso con los votos del pueblo alemán y que fue derribado por las armas aliadas. Esta conclusión ha sido unánime, entre televidentes y peritos. Sin embargo, no todos los políticos alemanes actuales han parecido comprenderlo. Durante el debate parlamentario de la pasada semana, mientras los socialdemócratas y liberales han apoyado la iniciativa que ha representado la operación Holocausto, el jefe democristiano, Helmut Kohl, dijo que este serial va a contribuir a enfrentar a los nietos con los abuelos. Se cumplan o no los temores del líder conservador, lo cierto es que, a pesar de la hora elegida para la transmisión de Holocausto – a las nueve de la noche -, el 70% de los alemanes mayores de dieciséis años ha seguido fielmente la programación y el largo coloquio que cada día terminó hacia la una de la madrugada”.
En España la serie se emitió entre el 22 y el 29 de junio de 1979, alcanzando, al igual que en otros países, una enorme repercusión, haciéndose con el TP de Oro a la mejor serie extranjera.


Existen varias razones por las que Holocausto puede considerarse todo un clásico dentro de las series televisivas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial: en primer lugar, fue una producción ampliamente galardonada, que se hizo acreedora, entre otros premios, de 2 Globos de Oro y 8 Premios (Meryl Streep, en el papel de sufrida esposa, ganó el Emmy a la mejor interpretación femenina). Por su parte, el protagonista masculino, Michael Moriarty, ganó el Globo de Oro como mejor actor televisivo. La ambientación y la puesta en escena son impecables, las interpretaciones, de un altísimo nivel. También tiene a su favor el hecho de contar el holocausto desde ambos puntos de vista, tanto el de los verdugos como el de las víctimas, lo que resulta muy enriquecedor a nivel histórico, con unos personajes muy bien definidos. Resulta especialmente destacable el desarrollo del personaje de Erik Dorff y el proceso de transformación de un pacífico abogado sin ideas políticas en un sanguinario asesino sin escrúpulos. La evolución de este personaje que ingresa en la SS únicamente movido por la necesidad de encontrar un empleo pero que poco a poco se convierte en un genocida, es una excelente metáfora sobre el ascenso del nazismo en Alemania



© Daniela Rosenfeld



viernes, 13 de abril de 2018

LA REPÚBLICA ABDICA, Mar Martínez


Lunes, 2 de junio de 2014 

[02/06/2014 Zaragoza-por-la-República-Foto-Eva-Ponz]
Más de 10.000 personas en Zaragoza salimos a celebrar la abdicación del Borbón impuesto por
 Franco, queriendo soñar que la III República era posible, ahora sí, cuando sólo hacía una semana que unas elecciones europeas le habían abierto la puerta a una nueva posibilidad: quizá por eso, y aunque desde enero ya sabían de ello lo mismo en Moncloa que en el PSOE, eligieron el momento


[*Monolito en recuerdo a los españoles en el
campo de refugiados francés Argèles sur Mer]

Nunca me he sentido tan cerca de la República que me contaba mi abuela, enredada en sus recuerdos del campo de refugiados de Argèles sur Mer, cerca, muy cerca de Colliure.


Nunca hubiera querido creer que conseguirían que nos conformáramos con sólo celebrar un sueño


© Mar Martínez







*«A la mémoire des 100.000 Républicans Espagnols, internés dans le camp d'Argelès, lors de la RETIRADA de Février 1939. Leur malheur: avoir lutté pour défendre la Démocratie et la République contre le fascisme en Espagne de 1936 à 1939. Homme libre, souviens toi.»

(A la memoria de los 100.000 republicanos españoles, internados en el campo de Argelès, tras la RETIRADA de febrero de 1939. Su desgracia: haber luchado para defender la Democracia y la República contra el fascismo en España de 1936 a 1939. Hombre libre, acuérdate.) 

jueves, 12 de abril de 2018

CEGUERA, Mar Martínez


(Nueve) mujeres asesinadas en lo que va de año
más de nueve hijos huérfanos de madre
más de nueve familias destrozadas

(Nueve) asesinos más a la lista criminal

Nosotras, que paramos el mundo, juntas
Nosotras, como saco de boxeo que sajar

Nos/otras, matadas en vano,    
llorando de rabia
por la ceguera de otros


© Mar Martínez
11 04 2018


martes, 10 de abril de 2018

MENTIRA, Mar Martínez


La mentira   
siempre fue el hogar de los más cómodos

o de los que no crecen
y se sienten siempre a punto de ser descubiertos
sisando en el monedero de su madre

de los que no se soportan a sí mismos y se ocultan
tras oropeles en un desesperado intento
de enamorarse de sí y a los demás

A su bolsillo quizá no le haya ido mal
ni a su espejo trucado
a su almohada, ya no tanto

Más pena de verlos vagar tan vacíos aun rellenos
que asco por tener que defenderse de una ignorancia
disfrazada de maldad por astucia

Nadie dijo que fuera fácil
aburrido no será


© Mar Martínez

08 04 2018

lunes, 9 de abril de 2018

NO CALLAREM, SEMANA POR LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN DEL 9 AL 15 DE ABRIL DE 2018


«El colectivo No Callarem hace un llamamiento a que durante la semana del 9 al 15 de abril se celebren actividades por todo el Estado para defender la libertad de expresión y mostrar solidaridad con todas y todos los artistas encausados/as y procesados/as en los últimos meses.

El eje central de esta semana será la censura y la represión en la música, el cine, las artes escénicas, la literatura, el humor, las artes gráficas y el pensamiento crítico. Queremos que haya conciertos, espectáculos, charlas, debates, exposiciones… Ya contamos con la colaboración de Ateneos y centros culturales de Barcelona, así como entidades sociales y colectivos de artistas pero el objetivo es que la sociedad misma se autoorganize se sume a la iniciativa y programe eventos y acciones de todo tipo en torno al lema #NoCallaremos. La recaudación de dichas actividades se destinará a la caja de resistencia del colectivo #NoCallarem, que defiende a encausados/as y perseguidos/as por la represión y la censura.

No Callaremos anima a todas las entidades de todos los barrios, pueblos, villas y ciudades del Estado a organizarse bajo el mismo lema durante toda la semana del 9 al 15 de abril y pone a su disposición una bolsa de recursos con ponentes para charlas, artistas que se han ofrecido para colaborar, materiales gráficos, etc. Terrassa, Tarragona, Valencia, Alicante, Madrid o Gijón ya se están organizando para adherirse a esta campaña.

Asimismo, la escena hip hop grabará una canción con letras de Valtonyc y otros encausados/as. Dicha pieza se materializará en un video con la participación de un gran número de artistas. Su publicación será también en abril. Además, el mundo de las artes escénicas también se está movilizando en la misma dirección.»


Artistas y colectivos luchamos contra la censura y por la libertad de expresión:
Sindicat de Músics Activistes de Catalunya – SMAC! / Ateneu Popular 9 Barris / The Good Good – Promotora de Projectes Artístics / Defender a Quien Defiende / Babel Sound System / Buckshott Sound / SGS – Societat Gastronòmica Subversiva / Defensem DDHH / RAI – Centre de Recursos d’Animació Intercultural de Barcelona / Reskate Studio / Alicia Música / Gats / Novact / Alterevents – Esdeveniments des d’una Economia Transformadora / BccN – Festival de Cine Creative Commons de Barcelona / Casal Antoni Sala i Pont / Tigre de Paper Edicions / El Raig Verd Editorial / Konvent Puntzero / Irídia – Centre per la Defensa dels Drets Humans / Quesoni / La Tremenda / Antic Teatre / Òmnium Cultural / Grup de Periodistes Ramon Barnils / Teatre amb R de República  

*[Nota de prensa, 14 de marzo de 2018]


MANIFIESTO NO CALLAREM

Hemos presenciado un incremento de la represión ejercida sobre la libertad de expresión y manifestación en los últimos años. A las distintas actuaciones de la Audiencia Nacional actuando con criterios políticos conservadores se han sumado la Ley Mordaza y la Reforma del Código Penal como herramientas de censura y control. Las últimas condenas a cantantes como Valtònyc, Pablo Hasél, los juicios contra La Insurgencia, tuiteros/as, humoristas, periodistas y una larga lista de activistas, además de la retirada de obras de arte de museos o el secuestro del libro Fariña, nos obligan a organizarnos para plantar cara y dar una respuesta colectiva contundente.

#NoCallarem mientras existan leyes para enmordazarnos. #NoCallaremosmientras haya una sola persona represaliada en el Estado español por expresarse, actuar o pensar de manera contraria al Gobierno. #NonCalaremos mientras haya activistas perseguidas/os por denunciar la vulneración de los derechos humanos. #NunVamosCallar mientras se persigan personas por el solo hecho de expresar su opinión en redes sociales. #EzGaraIsilduko mientras se limite la libertad de creación artística, mientras se retiren obras de arte, se censure la literatura, se coarte el humor y la sátira o se censuren letras de canciones. #NonCararam mientras se quiera encarcelar a cantantes, humoristas, artistas, activistas… #NoCallarem mientras haya personas en prisión por sus ideas. #NoCallaremos porque mañana puedes ser tú.

Artistas y colectivos luchamos contra la censura y por la libertad de expresión:
Sindicat de Músics Activistes de Catalunya – SMAC! / Ateneu Popular 9 Barris / The Good Good – Promotora de Projectes Artístics / Defender a Quien Defiende / Babel Sound System / Buckshott Sound / SGS – Societat Gastronòmica Subversiva / Defensem DDHH / RAI – Centre de Recursos d’Animació Intercultural de Barcelona / Reskate Studio / Alicia Música / Gats / Novact / Alterevents – Esdeveniments des d’una Economia Transformadora / BccN – Festival de Cine Creative Commons de Barcelona / Casal Antoni Sala i Pont / Tigre de Paper Edicions / El Raig Verd Editorial / Konvent Puntzero / Irídia – Centre per la Defensa dels Drets Humans / Quesoni / La Tremenda / Antic Teatre / Òmnium Cultural / Grup de Periodistes Ramon Barnils / Teatre amb R de República / L’Afluent / La Mosca TV / La Zurda / Contrabanda FM / Scanner FM / Carne Cruda

sábado, 7 de abril de 2018

EL ORGASMO DEL MIEDO, Mario Gaviria Labarta

«Al amanecer, cuando el sol de julio comienza a molestar, por esta tierra sueltan a los toros para que la gente enrede con ellos. La mocina ha estado toda la noche de trago y risas, bailando, saltando y ligando, si se tercia. La fiesta dionisiaca, que acaba con el sexo para los más afortunados y desinhibidos, es sublimada con el orgasmo del encierro para aquellos valientes que dominan el miedo. Lo bonito de los sanfermines es el haber sabido resistir a la industrialización y a la represión franquista. En todo el Estado español había fiestas populares, y en muchos, en muchísimos sitios, se jugaba el toro, había encierros, se hacía pagar a los animales las frustraciones del resto del año. Cuando los ecotopianos proponemos combates rituales entre jóvenes machos más violentos, como forma de catartizar las inevitables frustraciones del capital, el trabajo y la familia, por aquí se sigue utilizando a los toros para lo que los utilizaban nuestros ancestros: para jugar. Para jugarse la vida en broma.


El encierro dura menos de dos minutos y medio, como un coito exprés, descafeinado y productivista. Los toros no tienen ganas de broma y van rodeados de cabestros, muchos cabestros, que se distinguen de los toros porque son más viejos, más huesudos y llevan los símbolos sexuales bastante maltratados, los cuernos afeitados y los cojones capados. Por si fuera poco y quedaran dudas, les ponen un cencerro. Suelen correr más que los toros, puesto que se conocen la fiesta, ya que corren todos los años. Los toros van asustados por el gentío, nunca vieron tantos seres extraños, tan brutos, tan juntos y con tantos gritos. El encierro está perfectamente organizado, y la única diferencia con la burocrática corrida de toros y su reglamento estricto y cronometrado es que todo el que quiere corre, y gratis. Dicen que para ser un buen navarro hay que correr el encierro y saber cantar jotas; pero eso es opinión de joteros y corredores. Correr el encierro es militancia étnica, el derecho a la diferencia.

Son estas fiestas profundamente populares, fiestas de calle, sin clases sociales, apoteosis de la afectividad, el despilfarro, el derroche de energía vital; son protagonizadas especialmente por la gente a la que le sobra energía. A Pamplona acude medio millón de castas, gentes de todo el planeta, amigos del trago y el jolgorio extremo, en el que celebran el haberse reunido. Es una fiesta pacífica cada vez hay menos peleas, alegre, barata, gratuita para el que no puede pagar, en la que con hacer más o menos lo mismo que veas a tu alrededor puede bastar. Aquellos que vayan por la vida de espectadores, que se queden en casa.

En los últimos ocho o diez años los sanfermines son cada vez mejores, más libres, más libertarios, más respetuosos con la improvisación. La embriaguez es un aspecto esencial de todas las circunstancias extremas, y el abstemio, sobrio o comedido no encontrará ningún sentido a lo que realmente esta fiesta es: una fiesta primitiva, simple, que va a lo más hondo del corazón y el estómago, que se te sube a la cabeza y que te hace saltar, bailar y reír.

"Pamplona", ha dicho Henri Lefebvre, "es la guardiana de la última fiesta europea, del placer de vivir llevado a su extremo, del triunfo de la pulsión de vida sobre la pulsión de muerte. Aquí queda mucho sitio para todos y todas, siempre y cuando hayan entendido de qué va la cosa: es la fiesta universal, la fiesta en abstracto, con normas mínimas y mucha marcha".»


Mario Gaviria Labarta es sociólogo.

lunes, 2 de abril de 2018

LOS NOVIOS DE LA MUERTE, Mar Martínez


Son los novios de la muerte, y lo sabíamos, no me digáis que no

[Fundación Francisco Franco]
¿Sabes de aquellos que fueron niños durante la guerra y la represión franquistas, que en momentos de bajón todavía sueltan que "con Franco se vivía mejor"? Pues a por ellos iban, y no a ningún Cristo
¿Sabes de aquellos que todavía se creen que votar a la derecha es garantía de que un día serán ricos? Pues a por esos van
¿Sabes de aquellos que sacando las banderas a la ventana como cuando Iniesta, creyeron haber limpiado sus bilis tras diez años sin protestar (2007-08, fecha inmortal)? Pues a por esos van
¿Sabes de quienes todavía les cuesta desapegarse del hábito de recibir órdenes por cuanto libera de la responsabilidad de equivocarse y que delegan en los demás sus (posibles) errores a cometer? Pues a por esos van

Capirotes naranjas vamos a tener otros cuatro años más, como poco
El miedo es adictivo, especialmente donde las cunetas lo preservan, y aquellos lo saben

© Mar Martínez
02 04 2018

2 de ABRIL de 1982 : MALVINAS | Eduardo Vázquez


2 DE ABRIL
[Guerra de las Malvinas 1982 | Fotos Cedoc]
«Hace 36 años, un día como el de hoy, una dictadura que se derrumbaba, que se caía a pedazos debido a las presiones sociales y mundiales, tomó la determinación de invadir Las Islas Malvinas, con la clara intención de recuperar popularidad, y de esa forma (ante un pueblo fanático y populista, que desbordó la Plaza de Mayo, al conocerse la noticia), perpetuarse en el poder.
Por esos días, me encontraba realizando el servicio militar, que era obligatorio por aquellos años.

El 1 de mayo, nos reunieron junto a un grupo de compañeros, y nos informaron, que dormiríamos en el cuartel, y al día siguiente, nos transportarían a la zona de guerra. No estaba en mis planes, ni mucho menos, participar de un conflicto bélico.

Jamás he estado de acuerdo con las banderas, los territorios y las patrias, pues muchísimo menos con las guerras, que son declaradas por un listo desde un escritorio, para que mueran otros en el campo de batalla.

[Guerra de las Malvinas 1982 | Fotos Cedoc]
Aquél 2 de mayo, partimos con destino a las islas, por suerte, a último momento, se cambió el destino, quedamos en zona de guerra, pero dentro del continente.
Tuve la fortuna, de nunca entrar en combate, pero no me he salvado de pasar pánico, hambre, frío. Custodiando posiciones “estratégicas”, y por la acción del frío (unos 10 grados bajo cero...), me ha vencido el sueño parado, o tirado en la arena, aquel día que nos dejaron toda una noche esperando que llegaran a la playa "unos comandos ingleses", que por suerte… nunca llegaron.

Éramos niños, y pretendieron que jugáramos a la guerra, pero la de verdad, la que te matan… contra un ejército de hombres profesionales, equipados con armas de infrarrojos, vestimenta calefaccionada, con un armamento mucho mayor y superior, con la ayuda de los EEUU y Chile… y murieron compañeros, inocentes niños… y no es fácil de olvidar esta fecha.

Y uno trata de sacar siempre lo positivo en lo negativo, penosamente me ha valido, claro que me ha valido… me ha valido, para saber que sienten los que pasan frío, los que padecen hambre, los que tienen miedo o pánico a enfrentarse a determinadas situaciones, simplemente porque lo he vivido y sé lo que sufren.
También me ha valido, para aprender que la vida es corta, que cuando te toca, te toca… y hay que vivir felices, con lo poco o mucho que tenemos, aprendiendo a valorar las pequeñas cosas…
[Guerra de las Malvinas 1982 | Fotos Cedoc]

A aquellos compañeros que no he conocido.
A aquellos que se quedaron en las islas.

Imposible olvidarles…»

© Eduardo Vázquez




jueves, 29 de marzo de 2018

EL RESURGIR DEL FASCISMO, Ferran Gallego


«La extrema derecha no es un movimiento propio de tribus urbanas, ni sus seguidores, nostálgicos del nazismo; este voto procede, en general, de trabajadores desengañados de los políticos y frustrados por una recesión económica que recorta sus derechos sociales. Ésta es la tesis que defiende Ferran Gallego ―Doctor en Historia Contemporánea, profesor de la Universitat Autònoma―  en  De Auschwitz a Berlín, un ensayo sobre la extrema derecha alemana entre 1945 y el 2004, continuación de un trabajo anterior, De Múnich a Auschwitz (2002), ambos publicados por Plaza Janés.

Gallego (Barcelona, 1953) es especialista en América Latina y en el análisis de los grupos ultras de derecha europeos. Con Neofascistas (2004) profundizó en los casos de Italia y Francia y, dos años antes, en Por qué Le Pen, diseccionó el ascenso político del líder del Frente Nacional francés. En el último libro, De Auschwitz a Berlín, no hace un catálogo de siglas o personajes, sino que explica cómo Alemania, después de la segunda guerra mundial, se reconstruye para superar el nazismo y creer en la democracia y cómo, en la década de los 90’, se abre un agujero por el que se cuelan opciones políticas ultras.
[Ferran Gallego. De Auswitch a Berlín (
Plaza Janés, 2005)]


LA REUNIFICACIÓN
La génesis de la extrema derecha alemana no tiene nada que ver, según Gallego, con el recuerdo de Hitler; es similar a los casos italiano ―Gianfranco Fini―  y francés ―Jean-Marie le Pen―, y una respuesta a la caída del Estado del bienestar. 
"La reunificación ―añade―, que exigió la extrema derecha, ha sido, a la postre, un factor de ruptura entre las dos Alemanias y ha creado un fuerte malestar en sectores de la zona oriental que tienen la sensación de haber sido invadidos".
De ese descontento nace el voto de extrema derecha alemán que, a diferencia de Italia y Francia, está disperso entre varios partidos, lo que ha evitado, hasta ahora, su llegada al parlamento federal, pero no ha evitado resultados significativos en elecciones locales, como en Hamburgo. El autor considera que los ultras europeos se presentan, casi, como un movimiento antisistema que condiciona programas electorales del centro e incluso de la izquierda, temerosos todos de perder votos: "Ésa es una forma de cogobernar sin necesidad de ganar unas elecciones o de llegar al parlamento".

¿Por qué en España no ha funcionado ese modelo de extrema derecha? Gallego cree que los ultras de este país han cometido "un error estratégico" al identificar franquismo con fascismo. "No se puede salir a la calle con las banderas del 18 de julio ―añade―, porque la España de los 80’ no es la del 36’". Gallego afirma que el fascismo europeo "no son sólo las imágenes de Auschwitz", y que ofrece también un discurso de gran potencia que convence porque habla de solidaridad a quienes "no les importa salvarse aunque sea a costa de la exclusión de otros".

El historiador afirma que esos grupos tienen el caldo de cultivo en los espacios sociales perdidos y en "la falta de credibilidad de los partidos, incluida la izquierda". Excluye la xenofobia como origen del auge de la extrema derecha alemana y recuerda que ésta no ha crecido con la llegada masiva de emigrantes sino con la recesión económica. "Hay que cambiar las condiciones sociales ―concluye―, porque ya no es suficiente con un simple discurso de educación cívica".»

M. EUGENIA IBÁÑEZ
BARCELONA 

domingo, 18 de marzo de 2018

PÉSA/ME, Mar Martínez


«¡Qué loca está la gente!», me decía saliendo ya del parque una conocida, mientras sus perros y Lennon dialogaban también a su manera.
Menos mal que no me espantó el titular, ni intérprete derivas por la Prisión Permanente Revisable o por Catalunya, porque traía cola la exclamación que espiraba sin levantar casi la vista de su washapp
Ni corta ni perezosa, me cuenta que a la amiga de una amiga suya la van a despedir de su empleo. Vale, casi el pésame, aunque no conozca a ninguna de ellas, y a esta última recién, pero ahí no acaba la cosa, ni mucho menos. Resulta que la despedida en cuestión era la encargada de un supermercado y tenía por tanto las llaves de apertura y cierre del establecimiento (conozco esos entresijos por haberlos habitado tiempo ha) y, la noche del viernes, en una noche de ligue...
No sigas, ¿no me digas que? 
Exacto, eso mismo he pensado yo: las endorfinas activadas a tope en la consagración de un ligue fortuito, más la añoranza por ahí por los rincones de la memoria de esa vez en el avión que pudo ser y no fue, y todo ello aderezado con una copa o más de alcohol, -ese que desinhibe hasta hacer imposibles por ti-, le llevaron a abrir en plena madrugada el establecimiento para darse el chute, -que podría haber subido la persiana para preparar papeletas de droga también, claro- y ¡les han pillado! ¡Qué mala suerte! O qué peligroso es el alcohol ante deseos reprimidos, o que a ver ahora cómo sale de ésta la chica.

Porque ya no es sólo cómo se lo dice a sus padres y allegados, es que, lo más urgente: si para engañarse a sí misma en lugar de recoger cabizbaja y en silencio la carta de despido, saca pecho y exige, le pueden todavía sancionar por uso y abuso de propiedad privada para usos lucrativos (que follar suena muy bien, pero podría haber sido para repartir droga, y ahí todos entenderíamos la rigidez de la ley)
Y queda la segunda parte, más íntima y de mirarse al espejo: la fuerza con que dé un paso adelante asumiendo el grave error cometido -traicionada por hormonas y alcohol, pero error a asumir, quiera o no- le empujará a suplicar que le saquen del barro olvidando que, aunque queremos, no siempre sabemos ayudar, y pudiendo ver cómo se desperdician sus energías en justificarse ante todos, o a llevarlo con el mayor sigilo posible, inventándose alguna mentirijilla de rencillas entre compañeros de trabajo si es preciso, ante sus padres jubilados para que, flagelándose ella misma como ya estará, no haga nadie sangre en sus heridas, que ya habrá tiempo para contar la verdad sin pudor.
Difícil lo tiene la chica. 

Y podría habernos pasado a cualquiera, además. Bueno, a ti no, que no bebes alcohol más que en las bodas y a ningún rencoroso/a al que dejaste plantado se le va a ocurrir intentar emborracharte para ponerte en apuros y hasta grabarlo en video y que veas, al día siguiente, cómo todos ven que tu cuerpo y tu cabeza hacen lo que jamás imaginaste hacer, pero no eras tú.

Pésame.


© Mar Martínez

18 03 18


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...